Entrevista a Luis Zamora

1) ¿Cuáles son las consecuencias del endeudamiento público y sobre todo teniendo en cuenta los escasos plazos de pago de hasta 10 años?
Desde AyL pensamos que vamos a una nueva crisis del sector externo (fuertes pagos de deuda con una estructura económica que alimenta, por otras vías, una salida de divisas superior a la que ingresa) lo que siempre ha traído agudos retrocesos en las condiciones de vida, en salario, empleo, pobreza. En este caso, sino la impedimos, es previsible que sea aún más brutal que los antecedentes históricos conocidos (1975,1982,1989,2001) por el alto nivel de la deuda pública que dejó el gobierno anterior a pesar de todo lo que pagó y el inédito endeudamiento realizado por el gobierno de Macri, los provinciales y las empresas privadas por haberlo hecho en pocos meses, a tasas muy altas en relación con países vecinos, a pagar a muy corto plazo y cuyos montos ya se usaron para fugar y remesar este año al exterior una parte sustancial. Ya no está. Entró y se fue. A eso se suma que se tratará de impedir con más deuda el año que viene que esa crisis se produzca en el 2017 pero ello agrava el pronóstico para los años subsiguientes. Cuando el usurero internacional deje de prestarle al país por que advierta la inevitable falta de capacidad de repago -o le pida tasas altísimas para hacerlo- se va a ir esa situación crítica, lo que puede acercarse en el tiempo si se acentúa aún más la crisis de la economía capitalista en el mundo con, por ej., mayor caída de los precios de los productos agrícolas que el país exporta o la reserva Federal de los EE.UU. aumenta la tasa de interés.

2) ¿En qué casos sirve que el Gobierno tome deuda pública y para qué?
En esta situación internacional de crisis económica y política y con una estructura económica en el país extranjerizada y concentrada como la actual endeudarse solo sirve para que lo que entra, salga como remesas de ganancias de las transnacionales, como fuga de capitales y gastos de turismo en el exterior todo lo cual ya suma desde que asumió Macri más de 25.000 millones dólares. Incluso con ese endeudamiento se ha empezado a financiar el déficit comercial,(más de 600 millones de dólares este año y se prevé superior el año próximo y los próximos) lo que equivale a decir que con esos nuevos préstamos se posibilitan parte de los pagos de nuevas importaciones que están destruyendo fuentes de trabajo en el país. Y también se están pagando con ellos vencimientos de la deuda externa ilegítima que dejaron los gobiernos anteriores, lo que implicó este año, hasta ahora, unos 9.000 millones de dólares más. Y lo que no se va enseguida solo garantiza reservas para fugas previsibles en el futuro próximo como las ganancias que están obteniendo los capitales especulativos que ingresaron solo para beneficiarse en el corto plazo de las altas tasas que pagan las LEBAC del Banco Central y que sí bien vienen atraídas por esas tasas exorbitantes solo ingresan por la seguridad de que hay dólares en las reservas para llevarse luego más de lo que traen. En conclusión los préstamos en estas condiciones solo sirven para saquear al país y al pueblo trabajador..

3) ¿Cómo se debe utilizar el dinero contraído a través de la deuda?
No contraería deuda externa ya que históricamente (desde 1826 con Rivadavia y la Baring Brothers hasta hoy) ha sido perjudicial para el país. Pueblos de países como Argentina no necesitan traer más dólares, necesitan impedir que se vayan los que consigue con su trabajo y con su producción de riqueza lo que solo se puede lograr cambiando la matriz productiva extranjerizada y concentrada actual y priorizando las necesidades populares y no las utilidades empresarias.

4) ¿Se puede endeudar para financiar deuda anterior y al mismo tiempo pensar en crecimiento económico del país?
No.Y pagando y pagando, como hizo el gobierno anterior, tampoco. Desde el 2003 se pagaron arriba de 150.000 millones de dólares de la fraudulenta deuda externa, se permitieron fugas por más de 90.000 millones dólares y remesas de transnacionales por más de 70.000 millones de dlrs. No hay país que aguante ese saqueo a pesar de las fortunas que entraron en ese período. Desde el 2007/8, el crecimiento del PBI de los primeros años empezó a desacelerarse hasta llegar a un promedio anual -en el período- de 0,5 % o 1 % en los últimos años. Las medidas de Cambiemos ya trajeron este año recesión y destrucción de riqueza; probablemente de -2,5 % del PBI. El año próximo de la mano de ese brutal endeudamiento previsto en el Presupuesto 2017 y de algunas medidas puntuales de tinte electoral posiblemente haya un pequeño rebote y un leve crecimiento que se agotará rápidamente. En esta situación mundial y nacional no hay posibilidad alguna de crecimiento sostenido sino hay cambios de fondo, estructurales,

5) ¿Por qué cree que no llegaron las inversiones que esperaba el Gobierno de Macri y qué piensa que va a pasar con las inversiones del sector privado para el año que viene?
La situación del capitalismo en el mundo y en la región alienta prioritariamente que los capitales realicen solo inversiones especulativas o en el caso de Argentina en sectores puntuales como el de los agronegocios o en el extractivismo, insuficientes, a todas luces, para crecer y dañinos para un proyecto que tenga en cuenta los intereses populares. Desde el 2008 en Argentina, pasado los efectos que se combinaron para crecer a tasas altas entre el 2002 y el 2007, hubo apenas, inversiones anuales del orden del 16 % del PBI cuando las propias consultoras empresarias advierten que se necesitarían para un crecimiento firme arriba del 27 % del Producto. Esto se agrava este año porque el mercado interno no atrae por la baja drástica del consumo de la mano de las caídas impulsadas por el gobierno del salario, de las jubilaciones y de la pérdida del trabajo (supuestamente para combatir una inflación que llevó con sus medidas a algo más del 40 % y que puede bajar, en todo caso, a los mismos niveles altísimos con que recibió el gobierno en diciembre del 2015) y el externo tampoco por la recesión mundial que incluye la desaceleración de la economía en China y la crítica situación regional, en especial la crisis brasileña. El año que viene tampoco habrá por esas mismas razones inversiones productivas importantes.

6) ¿Se espera para 2017, que la Argentina pueda salir de la recesión en la que cayó la economía este año.¿ Habrá crecimiento? ¿Cuánto?
Después de la destrucción de la riqueza de este año habrá, seguramente, un pequeño rebote, estimulado por el gobierno con objetivos electorales, como ya dije, lo que promediándolo con la caída de este año dará resultado cero para los dos años macristas. A estar a lo previsto por el gobierno ese crecimiento, además de mínimo, será efímero y solo para buscar un buen resultado en las elecciones ya que luego para el 2018 se anticipan nuevos y muchos más fuertes ajustes (exigidos además por el fuerte endeudamiento del que hablamos) lo que, combinado con los factores externos ya descriptos, llevará a planchar nuevamente la economía. Si es que el pueblo con su creciente malestar y paulatina participación en movilizaciones y luchas no lo impide y abre otro camino empezando por dejar de una vez de pagar la estafa de la deuda externa, avanzando hacia la inmediata propiedad pública de los bancos y el comercio exterior con administración de los trabajadores como lo propiciamos desde AyL.

También te podría gustar...

1 Respuesta

  1. Héctor Walter González dice:

    Me encantaría que Luis Zamora se postule como candidato a presidente en 2019. Necesitamos un gobernante así. Está muy bien conceptuado. Ojalá se le ilumine la idea

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *