La rebelión de mujeres se fortalece luchando desde abajo

Desde hace un tiempo ya, cientos de miles de mujeres nos manifestamos en las calles. A partir del multitudinario primer Ni una menos comenzamos a auto convocarnos para decir, ya no callar, sabiendo que estábamos allí contra la violencia y los femicidios.

Es la masiva auto-convocatoria y su diversidad lo que distingue a esta rebelión de mujeres obrera y popular. La gran mayoría de las mujeres que ponen el cuerpo y gritan ¡Ni una Menos! están por fuera de cualquier organización. Compañeras, de trabajo y de estudio, vecinas, amigas, madres, hijas… todas enfrentando la opresión machista. Ahí está la potencialidad de esta gran rebelión.

¿Y si nos juntamos todas para discutir cómo seguir?¿Y si decidimos todas cómo hacerlo? Podríamos hacer asambleas en los barrios y en las plazas, o también podríamos llenar Plaza de Mayo con una gran asamblea de mujeres discutiendo la mejor forma de enfrentar este sistema que nos explota y nos oprime en cada segundo de nuestras vidas y en cada centímetro de nuestro cuerpo.

¡Porque si todas luchamos, todas tenemos que decidir cómo seguir!

En el Día Internacional de la Mujer Trabajadora las mujeres del mundo PARAMOS en todas las tareas que realizamos

¡Por igual salario a igual tarea de mujeres y hombres!
¡Basta de doble jornada de trabajo para las mujeres! ¡Por la socialización de los cuidados y quehaceres domésticos!
¡Por los derechos sobre nuestro cuerpo y nuestra identidad sexual!
¡Aborto legal, seguro y gratuito en el hospital!
¡Basta de femicidios y violencias contra las mujeres!

¡VIVA LA LUCHA INTERNACIONAL DE LAS MUJERES TRABAJADORAS!

También te podría gustar...

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *