¿Por qué seguir votando al “menos malo”?

También puede gustarle...

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *